Emprendiduría en EUA y Europa: Innovación versus clonación


Artículo publicado en el suplemento “Empresas y Emprendedores” de La Vanguardia (21.02.2012)

Vaya por delante mi admiración a todos aquellos que deciden no ser unos asalariados y optan por emprender, empezar algo de nuevo, aun sabiendo que va a ser complicado y que lo más probable es que, por simple estadística, terminen “fracasando”. Vaya por delante el mismo respeto a aquellos que ayudan a los emprendedores con su dinero, ya sean business angels, family offices o fondos de capital riesgo. Aunque suene a tópico, este artículo es sólo una crítica constructiva a un hecho que se da sobretodo entre los emprendedores e inversores europeos: la falta de coraje a la hora de escoger y arrancar nuevos e innovadores proyectos, sobretodo en el mundo digital, pero extensible igualmente a otras industrias.

Imagen

Google, eBay, Facebook, Twitter, Dropbox, Zynga, Groupon, Linkedin y un largo etcétera tienen un denominador común: nacieron en Estados Unidos. Raramente se encuentran empresas europeas entre las startups de referencia, siendo Spotify y Skype de los pocos ejemplos remarcables.

Estoy generalizando, sí, pero en Europa se tiende a ir a lo seguro, a aquello en que ya ha habido algún caso de éxito y en el que, más o menos, su modelo de negocio ha sido contrastado. Pocos son los que deciden apostar por algo totalmente nuevo. Normalmente prefieren lanzarse a la última moda, como la originada por la americana Airbnb, que consiste en poner en contacto propietarios de inmuebles con turistas, un win-win para ambas partes, ya que el propietario, por ejemplo, puede sacarle rendimiento a una segunda residencia, mientras que el turista ahorra dinero a la vez que puede vivir una experiencia más real. Pues bien, Airbnb, fundada a finales de 2008 ya tiene sus clones perfectos en Europa: House Trip, Wimdu, 9flats o Accoleo, recientemente adquirido por la americana. Y los que seguirán saliendo.

¿El huevo o la gallina?

Es una realidad, Europa ha adoptado una actitud de seguidor respecto a los EUA, pero, ¿quién es el responsable? ¿Los emprendedores, que no son capaces de pensar en algún modelo de negocio revolucionario y prefieren importar y desarrollar conceptos ideados por otros? ¿O el problema es que los fondos de capital riesgo o inversores en general son paradójicamente demasiado adversos al riesgo y siempre rechazan a aquellos emprendedores que proponen modelos demasiado rompedores? Seguramente se trata de una mezcla de ambos, aunque los que tienen la sartén por el mango son los inversores, de modo que si su actitud cambiase seguramente saldrían emprendedores más valientes, o estos no se irían a montar su empresa a Estados Unidos, algo también habitual.

España también es un buen seguidor

Privalia y LetsBonus, dos de las startups españolas más exitosas que han salido en los últimos años, también son clones que han sido ejecutados a la perfección. El club de compra Privalia replicó rápidamente el modelo de la francesa Vente-Privée y lo exportó a Italia, Brasil y México. LetsBonus se inspiró en Groupon y se convirtió rápidamente en la líder del mercado español a la vez que se expandía a Italia, Portugal, México, Chile…y finalmente fue adquirida por Living Social, el gran competidor de Groupon.

Aunque nunca serán reconocidos como grandes ejemplos por lo que a innovación se refiere, Privalia y LetsBonus son dos ejemplos de una ejecución casi perfecta ante los que hay que quitarse el sombrero. El “problema” son los clones de los clones. Aquellos que salen sin un atributo de diferenciación demasiado claro y que ofrecen más de lo mismo en un mercado o sector concreto que tampoco da ni dará para tanto. Offerum y Groupalia, recientes clones españoles de Groupon, o de LetsBonus, han recibido importantes inyecciones de capital. Colectivia está teniendo un crecimiento más orgánico. Offerbox agrupa a todos estos portales.

La pregunta es: ¿habrá sitio para todos? ¿No sería mejor dedicar todo este esfuerzo y capital a otros proyectos totalmente rompedores? De lo contrario, podemos estar seguros que el próximo Facebook o Google no nacerá en Europa. O clon perfecto o estrategia blue ocean. Esta debería ser la disyuntiva. Y en ambos casos es necesario apostar fuerte, aun sabiendo el riesgo que conlleva. Si no, lo más probable es terminar siendo no un segundón, sino uno más.

———————————————————————————————————————-

Los hermanos Samwer y su modelo chino-alemán

A través de la incubadora Rocket Internet, Marc, Oliver y Alexander Samwer se han popularizado (y enriquecido) replicando de manera inmediata y a la perfección ciertas startups americanas, revendiéndolas luego a las originales cuando estas han querido entrar en el mercado europeo. Lo hicieron con Alando (vendido a eBay por 54M$), Jamba (vendido a VeriSign por 273M$) y CityDeal (adquirtido por Groupon por unos 100M$). Quizás vuelvan a hacerlo vendiendo Zalando a Zappos, la tienda online líder en EUA en venta de zapatos, o con Wimdu al original Airbnb. A menudo se los ha acusado de falta de ética y de no fomentar la innovación, pero ellos siempre han defendido que no sólo se puede innovar en el concepto, sino también en los métodos y en la ejecución.

———————————————————————————————————————-

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Emprendedores, Negocio, Startup

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s