El precio y las renuncias del mercado laboral digital (y cómo Barcelona puede aprovecharse de ello)


Artículo off-topic publicado en el suplemento “Empresas y Emprendedores” de La Vanguardia (28.11.2011)

El boom de la industria digital durante la última década ha sido el inicio de lo que algunos señalan como una nueva revolución industrial. Empresas como Google o Facebook superan en capitalización bursátil el PIB de muchos países. Una nueva industria que opera bajo unas premisas distintas a las del mundo empresarial clásico, y que ha impuesto nuevas reglas en el mercado laboral.

 

Un mercado distinto

Una de las principales características que definen el mercado laboral digital son las renuncias que hacen los jóvenes para trabajar en una de esas nuevas empresas o startups. A estos jóvenes no les importa cobrar mucho menos de lo que podrían aspirar. Creen que están formando parte de algo que el día de mañana puede convertirse en el próximo Google. Además, el ambiente en estas startups es abierto y dinámico. Hay pocas jerarquías y un futbolín en la cocina. Uno puede ir con deportivas, cinco piercings y gorra. Trabajar allí es mucho más divertido que hacerlo en consultora o auditora.

Los emprendedores o fundadores de startups digitales son conscientes de ello, con lo que activan y fomentan estas convicciones. En algunos casos creen en ellas, en otros sólo juegan un papel que al fin y al cabo les permite obtener talento, a bajo coste y, sobretodo, motivado. Con buena o mala intención, utilizan promesas, que cumplen cuando pueden, como la de la posibilidad de ascender rápidamente cuando la empresa triunfe. Otras veces, permiten a sus empleados que dediquen un 20% de su tiempo a proyectos innovadores que nada tienen que ver con sus tareas habituales.

El resumen es que mientras otras empresas venden salario y fondos de pensiones para contratar talento, los que están delante de las empresas digitales venden “buen rollo, libertad y espacio para desarrollar la creatividad personal.

El papel de las ciudades

En este nuevo marco o escenario laboral que ha surgido, ciertas ciudades se convierten en la otra pata que sostiene estas empresas. Muchos emprendedores utilizan el posicionamiento de ciudades como Londres, Berlín o Barcelona como activo para contratar talento internacional a bajo coste.

Alexandra, por ejemplo, es una chica suiza que lleva dos años trabajando en una startup barcelonesa. Sabe que en su país podría ganar muchísimo más que en España, pero prefiere vivir aquí y es feliz en su empresa. ¿Quién hubiera dicho años atrás que España podría captar talento de países como Suiza?

El ejemplo de Berlín y la oportunidad de Barcelona

A pesar de estos casos, la capital alemana es seguramente la ciudad que hoy en día está exprimiendo mejor su posicionamiento. Berlín se ha convertido en la ubicación ideal para emprender y montar un negocio, sobretodo en el campo digital. Por una parte, el exceso de espacios y la débil economía de la región permite encontrar oficinas a precios muy competitivos. Por otra parte, los atributos de la ciudad y su estilo de vida atraen miles de jóvenes cada año. Estos son los que realmente están levantando la ciudad después de la caída del muro.

Barcelona goza de un atractivo similar al de Berlín, pero no lo está capitalizando del todo. ¿Qué falla? Hay que eliminar trabas burocráticas y facilitar de algún modo el alquiler barato para nuevas empresas (cabe anotar que operaciones especulativas como el 22@ no son la solución). Y también es necesario poner en valor el talento nacional como factor diferencial: en un momento en que los costes laborales de ciertas zonas como Silicon Valley se están disparando, los licenciados españoles pueden ofrecer una calidad de trabajo perfectamente equiparable a la de estos sitios a un coste mucho más razonable.

Es hora de fomentar ya aquello que no será hambre para mañana. La startups son las únicas que generan más empleo del que destruyen, al contrario que otras industrias extremadamente subsidiadas que todos conocemos. ¿Por qué no vamos en esta dirección?

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Emprendedores, Negocio, Startup

3 Respuestas a “El precio y las renuncias del mercado laboral digital (y cómo Barcelona puede aprovecharse de ello)

  1. By most of the european countries, the SME are 90% of the companies and represents 80% of the GNP of the countries. Investing in startup (not only electronic sector) is very important.

  2. Mike

    Pero entonces lo q dices, al final, es q aceptemos tener sueldos bajos!!!

    • 1) No es exactamente lo que digo.

      2) Sin embargo, considero que no todo el mundo en España puede ganar 2.000€/mes. Hay mucha gente que lamentablemente (quizá por el modelo educativo del pais) tiene poco valor que aportar.

      3) Antes que estar parado o semi parado, creo que es mejor unirse a un emprendedor o una startup, válgame la redundancia, que acaba de empezar. Y si, cobrar menos de lo que “tiene” que cobrar. A veces hay que jugársela, y más de una vez, para terminar teniendo una buena posición. Creo que a día de hoy, el coste de oportunidad es cero, ya que mucha gente formada esta literalmente parada.

      4) No somos Estados Unidos. No podemos pretender tener los mismos salarios. Hay que ser competitivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s