¿Microtiendas online? No, gracias


Artículo publicado en el suplemento “Empresas y Emprendedores” de La Vanguardia (24.10.2011)

Algunos casos de éxito durante los últimos años han creado la falsa percepción de que en internet todo es fácil. Barrabés, Privalia, eDreams, Lets Bonus, entre otros, han levantado imperios de la nada. El éxito cosechado por estos y la aparente simplicidad con el que ha sido analizado, ha llevado a muchos “emprendedores” a lanzarse al e-commerce, lo que ha conducido a la proliferación como setas de microtiendas online, concepto dentro del cual también podríamos añadir los clubs de compra colectiva y otros portales.

Estas microtiendas, que a veces nacen de la mano de una tienda física, se caracterizan por tener unos volúmenes de tráfico y facturación irrisorios. Son webs estáticas, en las que se realizó una mínima inversión al principio y luego se las ha dejado de la mano de Dios en medio del océano, o universo, de internet, pensando que Google y el boca-oreja las catapultará a la cima de los elegidos.

A día de hoy, la inversión que se requiere para que una tienda o portal de compra online tenga opciones de triunfar es perfectamente comparable a una inversión offline. Al fin y al cabo, internet es otro canal más que se rige por los mismos principios de la oferta y la demanda. Para poder destacar entre los grandes competidores y poder llegar y convencer a los consumidores que la tuya es la mejor opción, hay que levantarse pronto cada mañana como dijo alguien y, sobretodo, invertir dinero.

A modo de ejemplo, en un momento como el actual, para poder tener la opción de conseguir buenas posiciones orgánicas (gratuitas) en buscadores como Google se tienen que destinar unos 5.000€ mensuales, correspondientes al sueldo de un experto en posicionamiento web (SEO) y la compra de backlinks que apunten a tu página web. Y esto no garantiza resultados a corto plazo.

Triunfar actualmente en internet requiere de una gran inversión en marketing para atraer miles de visitas al día, una buena optimización de la página web para poder retener estas visitas y convertir el máximo número de ellas en compras, y finalmente es necesario fidelizar mediante un buen servicio de atención al cliente.

Jesús Encinar, CEO del famoso portal inmobiliario online Idealista, twiteaba hace unos días “Muchas webs descubren que deberían haber invertido en marca y notoriedad cuando ya no pueden pagar en SEM*. Demasiado tarde”. Cierto es que, como consumidores, nuestros patrones de compra pueden haber cambiado. Tenemos menos miedo y más predisposición a buscar soluciones y realizar compras a través de internet. Pero seguimos siendo los mismos consumidores. La notoriedad y el posicionamiento de una marca nos sigue influyendo para tomar nuestras decisiones de compra, sea online o offline.

Atraer tráfico se trata sólo del primer paso. Cuando uno tiene 10.000 visitas diarias, obtener un ratio de conversión a ventas del 1% o del 2% puede significar irse a la bancarrota o ser rentable. Para ello, además de la inversión en marketing es necesario optimizar la página web. Esto requiere hacer constantes tests, analizar el comportamiento del visitante dentro de la página web, etc. etc. Por ejemplo, para hacerse una idea, una licencia básica de Omniture, software que te permite llevar a cabo un buen análisis de tu web, puede rondar los 25.000€.

Una gran inversión, mucha determinación y conocimiento del sector. Esto es lo que hace falta, normalmente, para tener éxito en internet. Pero Spain is different. Aquí nadie duda que el futuro pasa por internet en muchos sectores, por lo que son muchos los que se lanzan. Con cuatro ahorros, con la ayuda del hijo del vecino que sabe hacer páginas web o incluso algunas veces con pequeñas rondas de capital externo, uno ya tiene su página web. Y ya está, “a vender tornillos por internet, que es lo que siempre hemos hecho en la ferretería familiar y teníamos que modernizarnos”.

La mayoría de estas experiencias están condenadas al fracaso. Al ver que el negocio no termina que arrancar – he aquí la paciencia, un rasgo muy español también – llega la desilusión y, en vez de darle la vuelta y sacarlo para adelante, se mantiene bajo mínimos, con una facturación ínfima, hasta que termina de morir.

El e-commerce presenta muchas ventajas, pero no es un chollo. Como en todo, hace falta analizar profundamente el mercado, diseñar una estrategia y construir un plan de negocio realista. El éxito se tiene que buscar, no se encuentra por casualidad construyendo una página web. Falta más profesionalidad y aprender de los que han tenido éxito. Si se quiere luchar con los nuevos titanes de internet, como Zara o Amazon, hará falta algo más que la ayuda del hijo del vecino.

*Enlaces patrocinados en Google que se pagan a tanto el clic.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Marketing, Negocio, Negocios minoristas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s