Festivales de música, ¿rentabilidad o criterio?


A nadie se le escapa que la mayoría de los festivales son un negocio. Hay un organizador detrás que se la juega poniendo un dinero porque espera obtener un retorno. Si el primer año pierde, quizá vuelva a intentarlo un segundo, esperando que el festival se haya “consolidado” y pueda recuperar la inversión perdida. Si esto no sucede, aparte de solucionar el marrón que tendrá con acreedores diversos, probablemente no volverá a reeditar festival. Así pues, excluyendo los festivales benéficos y los organizados por instituciones públicas, un festival es un negocio sin más, que como tal debe ser rentable.

A partir de aquí, como ya se ha tratado en algún que otro post de este blog, hay distintos maneras para llegar a este fin:

El modelo Rock in Rio


El festival Rock in Rio es uno de los máximos exponentes de lo que es un festival que tiene claro que la rentabilidad está por encima de todo. Roberto Medina, su organizador, sabe perfectamente lo que quiere ganar, y a partir de ahí lo construye todo. No hay criterio que valga. Toda decisión se toma en función de cómo afectará sobre el beneficio. Esto tiene consecuencias tanto sobre la ciudad que albergará el evento como sobre los artistas invitados, entre otras cosas.

De entrada, se trata de un festival pseudosolidario, que con la excusa de conseguir un mundo mejor, y anunciando a bombo y platillo que parte de los beneficios van destinados a organizaciones benéficas, consiguen una publicidad mucho más económica y, seguramente, también una rebaja en los honorarios de los artistas. Por otra parte, a pesar de su solidaridad con el tercer mundo y que el éxito del festival se forjó en Rio de Janerio, el organizador no dudó en trasladarlo a Europa cuando la moneda brasileña se depreció demasiado respecto el dólar, lo que dificultaba la contratación de artistas. Eso sí, manteniendo el nombre para aprovecharse del posicionamiento creado. Ahora, después de haber exprimido Lisboa y Madrid, se comenta que el próximo destino del festival será Poznan.

Sin embargo, lo que más llama la atención de este tipo de festivales es el nivel de sofisticación a la hora de confeccionar el cartel. Para empezar, y siguiendo con el ejemplo, no importa que el festival incorpore la palabra “rock”. Este hecho no limita para nada a los organizadores a ceñirse sobre un estilo de música concreto. En un mismo día puedes ver tranquilamente Tiësto, Miley Cyrus, David Bisbal y Cypress Hill. Grandes exponentes del rock todos ellos. Por otra parte, además de no haber estilo, tampoco hay criterio. Una empresa de investigación de mercados es la que, después de haber llevado a cabo un estudio de campo mediante entrevistas personales, recomienda la combinación de artistas y el precio de las entradas que permitirían maximizar beneficios. No es de extrañar pues que salgan estos carteles tan variopintos.

El modelo Primavera Sound/Sónar


Por lo contrario, el Primavera Sound o el Sónar ejemplifican perfectamente lo que es un festival de verdad, con criterio, con una misión que va más allá de la obtener una rentabilidad determinada. Lo organizan profesionales que quieren y saben que deben ganar dinero, pero que confían en su criterio y en el buen trabajo para ganarlo. Es evidente que en festivales de este tipo hay grandes cabezas de cartel, y ahí deben estar, pero no lo son todo, y se apuesta por grupos, cantantes o dj’s desconocidos por la gran mayoría que musicalmente están a la altura de los más grandes. O incluso, entre los de renombre, se apuesta por aquellos cuya propuesta musical está más alineada con la personalidad del festival.

El problema es que para organizar un festival de este tipo hay que trabajar duro, sobre todo durante los primeros años, ya que son los que terminaran para definir el posicionamiento futuro del festival. Hay que rastrear el mercado musical, tener criterio y apostar por aquellas propuestas de calidad que no sólo cumplen con la personalidad del evento sino que además van a reforzarla.

Primavera Sound y Sónar han tenido que luchar para convertirse en lo que son. Pero lo han conseguido, y no a golpe de talonario. Hoy en día gozan de un posicionamiento que provoca que gente de todas partes del mundo se reserve de un año para otro la semana en que estos festivales se llevan a cabo. Compran billetes para ir a Barcelona sin tan siquiera saber quien estará en el cartel. Porque saben que los organizadores no van a defraudarlos. Porque saben que van a descubrir algo nuevo. Porque les gusta el criterio de la gente que hay detrás del festival y convergen con su filosofía.

Conseguir esto último realmente tiene mucho mérito. Conseguir llenar un festival a partir de un estudio de mercado que te define el cartel sin ningún criterio pero maximizando el eventual retorno de la inversión es patético. Y por si la investigación falla, traen a Hannah Montana, que de la noche al día se ha convertido en una estrella de rock, porque saben que van a vender las entradas de tres en tres (la de la niña y la de los dos padres que deben acompañarla).

Un festival debe aportar algo y contribuir a la evolución y la innovación en el mundo de la música. Un festival debe mostrar al público aquellas propuestas musicales que no suenan a los 40 Principales. Un festival tiene que conseguir que el público se vaya diciendo “vaya descubrimiento he hecho hoy”. Porque la mayoría de los mortales, por mucho Torrent y Spotify que haya, no podemos rastrear la escena musical a nivel mundial. Nos gusta confiar en ciertos profesionales para que lo hagan por nosotros. Y, evidentemente, también queremos escuchar a nuestros grupos. Pero todo es posible. Eso sí, hay que trabajar.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Negocio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s