¿Mikel Etxea o Michele Eccino?


Mikel Etxea da nombre a dos restaurantes situados en el gótico, una de las zonas más turísticas de Barcelona. Uno está en las mismísimas Ramblas y el otro en la calle Ferran. Ambos representan lo que es la restauración en esa zona: un timo. Como siempre, hay excepciones, pero en este caso escasean, o sea que permítanme generalizar.

He escogido Mikel Etxea, pero créanme, podía haber escogido otro. Hay una marea de ejemplos. Pero la esencia es la misma. Se trata de restaurantes falsos, que están fingiendo ser algo que no son y que de momento sobreviven gracias al gran desconocimiento que tienen la mayoría de los turistas, su único público.

Mikel Etxea se supone que es un la típica taberna vasca. Ellos mismos se definen como “un trozo de Euskadi en el corazón de Barcelona”. La decoración del sitio refuerza un poco ese posicionamiento. La carta, tal como se puede leer en su web, teóricamente también va en esta línea. Así pues, a simple vista, se trata de una taberna vasca auténtica, con la única excepción que no se encuentra en Euskadi. Un punto flaco, pero que se podría perdonar.

Pero ese no es el único punto flaco. De entrada, Mikel Etxea, como la mayoría de restaurantes en esa zona, no es más que una marca de un grupo de restaurantes, el grupo AMT, con sede en Barcelona. Tiene otros restaurantes (propios y franquicias) bajo los nombres de Pita Inn, La Xerinola, Pita House, Brasil, Café Catalunya, Micky’s, Sukaldari, El Choquito y Navarra. Primera decepción pues. No son vascos, sino unos empresarios catalanes con un cierto gusto por la diversidad culinaria y aparentemente con mucho sentido de negocio. Venden restaurantes teóricamente independientes y se aprovechan de los beneficios que esto supone, aunque, sin embargo, en realidad se trata de una cadena de restaurantes enmascarada, lo que conlleva muchas sinergias operativas.

En segundo lugar, y aquí ya no hace falta investigar, cuando uno entra en un Mikel Etxea se da cuenta que algo falla en esta teórica decoración vasca: la mayoría de los camareros tienen rasgos orientales. Segunda decepción pues. Me estoy haciendo un lio porque me dicen que es un trozo de Euskadi en el corazón de Barcelona y sólo veo orientales detrás de la barra. ¿Estoy en la China? ¿O en Filipinas? Ninguno de ellos dice “Ahí va la ostia”. Es más, hablan castellano con cierta dificultad. Pero cobran menos y seguramente son muy eficientes trabajando. Muy bien el departamento de recursos humanos. Con comunicar que soy en restaurante vasco auténtico ya es suficiente, el personal no tiene que estar alineado.

A pesar de todo esto, uno puede pensar que los camareros no, pero que el cocinero a lo mejor sí que es vasco. O que por lo menos, ni que no sean vascos, uno va a poder disfrutar de una auténtica comida vasca de cierta calidad. Y sobre todo, que pretendiendo ser vascos, cantidad por lo menos no va a faltar. Pero no, ahí va la tercera decepción. Las cantidades son ridículas y la calidad… Basta decir que la mayoría de los congelados que se pueden compran en un supermercado son de más calidad. Y más baratos, porque madre mía qué precios. Pero se entiende, la cocina vasca tiene una reputación que no puede desposicionarse con unos precios bajos. Se daría un mensaje contradictorio al mercado y seguramente se pensarían que con estos precios son un fake. Total, precios altos.

Pero esto no es todo. Ahí viene el colmo y lo que me empujó en personalizar el timo de este tipo de restaurantes en Mikel Etxea. El otro día estaba paseando por la calle Ferran y pasé por delante de uno de los dos restaurantes. No me lo podía creer. ¡Habían colgado una pizarra resaltando que se servían pizzas! Y también vendían porciones para llevar. Toma ya. Y luego también me di cuenta que habían complementado su oferta con espaguetis a la boloñesa. Increíble. Esto sí que son sinergias. Un cachito de Euskadi, de la Toscana y de las Filipinas en Barcelona. Todo en uno. Pero buscando por Internet me doy cuenta que eso no es todo ¡también sirven English Breakfast! Qué camaleónicos.

Conclusión: a priori, los del grupo AMT se merecen un diez. La gestión operativa es excelente. Seguramente tienen una cocina central en la que preparan croquetas idénticas que luego son recalentadas en sus distintos restaurantes. Están ahorrando costes, optimizando sinergias. La gestión de personal también es excelente. Los camareros son los más eficientes del mercado y los más baratos. Además, dado que su perfil es el mismo para todos los restaurantes, pueden rotar entre indistintamente entre ellos en función de las necesidades del momento. Por último, además de la estrategia de marcas, que les permite atender distintas necesidades de mercado (cocina vasca, andaluza, mejicana, catalana, etc.), aprovechan al máximo los espacios de los que disponen: no sólo cocina vasca, si no también italiana, y para llevar, por si aparece alguno que esto de los pinchos lo le convence. Una pizza nunca falla.

Sin embargo, lo de AMT es un diez teniendo en cuenta que su público mayoritario es el turista. Y aun así, su estrategia puede terminar por fallar en el largo plazo. Es cierto que los consumidores somos un poco tontos. Nos cuelan muchas, y más cuando vamos en modo turista, pero estamos aprendiendo. Estamos reaccionando, hartos que nos tomen el pelo y que nos vendan como auténticas cosas que no son ni buenas imitaciones. Y ésta es una práctica muy común entre los restauradores de las zonas turísticas. Por lo tanto, somos muchos los que, como turistas, o vamos directamente al McDonalds, ya que no fingen ser nada que no son y además son baratos, o vamos directamente a restaurantes que nos ha prescrito. Y obviamente, restaurantes como Mikel Etxea se descartan rápido por su incoherencia, porque, señores de la AMT, la P de comunicación no es sólo una web y un eslogan. Todo comunica. Y sí, una simple pizza puede anular todo el esfuerzo que se ha hecho en diseñar una un local para que tenga una apariencia de taberna vasca.

Pero lo dicho en el anterior párrafo realmente no me importa. Lo que me preocupa es que restaurantes de ese tipo están contribuyendo a cargarse la buena reputación de la cocina española en general o de sus regiones en particular. La cocina vasca tiene una merecida buena reputación que se ganaron las autenticas tabernas vascas de Euskadi. Algo similar sucede con la famosa “paella d’or” prefabricada que se está cargando la reputación de la buena paella valenciana. Cada vez son más los extranjeros con los que he hablado y me han comentado que lo que en España se come tan bien les parece un poco un mito. No me extraña. Son tontos y les han engañado. Pero se han formado una opinión que van a transmitir. O sea que, cuidado, pan para hoy, hambre para mañana.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Negocio, Restaurantes & Bares, Turismo

5 Respuestas a “¿Mikel Etxea o Michele Eccino?

  1. Molt bo. Ets un crack Jordan…

  2. romaviv

    Genial tu aportación.
    Hoy me he parado con mi mujer a tomar una caña.
    Total 2 cañitas = 8,64€
    Como bien has dicho muy buenos negociantes con un ligero olor a timo… ¿vasco? no sé, no sé.

    • El problema es que mientras, como consumidores, permitamos estos precios y actitudes, Mikel Etxea y muchos otras más van a seguir existiendo. No dejarán de aplicar este modelo de negocio hasta el día que deje de funcionar. Y esto está en nuestras manos.

  3. Angels

    Es un timo y la comida fatal!!!!! Pobres clientes!!!!!!! Y la imagen que damos a los turistas????? Los consumidores tendríamos que estar un poco protegidos.

  4. jose

    Estos empresarios no son ni vascos ni españoles, son georgianos, y si,no tienen ni idea gastronomía española ni les importa nuestras costumbres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s