¿Realmente vale la pena pagar una mutua?


Hoy en día, y sobre todo en ciertas comunidades, somos muchos los que, además de pagar la seguridad social, pagamos también una mutua. Hasta hace poco, estaba convencido que, por poco que uno pueda, es uno de estos gastos que están justificados en el contexto actual. Seguramente si la seguridad social funcionara mejor, no sería necesario duplicar este gasto. Pero no voy a entrar en este tema. Hablar de la seguridad social no es el propósito de este post.

Como digo, hasta hace poco estaba convencido que era necesario tener una mutua, pero cada vez lo estoy menos. Porque cada vez tengo que ir con más cuidado con los servicios que me ofrecen. Porque a menudo tengo la sensación que me quieren timar. Porque su medicina ha dejado de ser autentica y se ha convertido en un negocio, donde es más importante saber hacer un buen up-selling* o cross-selling* que diagnosticar y solucionar bien un problema. A continuación voy a explicar los tres casos que me han llevado a hacer esta reflexión, con nombres y apellidos:

Doctor Ferran Nadal. Traumatólogo de buena reputación que lleva a cabo una práctica común entre algunos médicos que prestan sus servicios a través de las mutuas: pasar tantas tarjetas como sea posible y, por si acaso hay pacientes que a última hora fallan sin avisar, cuadriplicar las visitas. Practica muy bien la captación de clientes, una vez has entrado allí, ya no sales. Después de su diagnosis te dice que pases cada mes. Al principio lo haces, pero luego te das cuenta que se trata de una visita de 5 minutos cuya única finalidad es pasar la tarjeta de la mutua. “¿Todo bien?¿Has tenido alguna molestia? No, tranquilo, no hace falta que me lo enseñes. Nos vemos dentro de un mes para seguir la evolución. Por si acaso, te doy más sesiones de fisioterapia.” Uno, me da rabia que esté timando a la mutua, ya que indirectamente me está timando a mi  (las cuotas seguramente podrían ser más bajas si médicos y pacientes no hicieran un mal uso). Dos, al instarme a ir cada mes allí sin ser necesario está jugando con mi tiempo libre, que cada vez escasea más. Tres, está jugando doblemente con mi tiempo porque, como de costumbre, he tenido que esperarme más de una hora para hacer una visita de 5 minutos.

Toni Bové. Durante muchos años, fisioterapeuta del equipo de baloncesto del Barça. Su consulta presta servicios a través de la mutua. Tiene un buen equipo de fisioterapeutas. Sin embargo, el problema es que su servicio, aunque supuestamente es el mismo, difiere en función de cómo pagues. Si vienes por mutua, dado que deben tener menos margen, el servicio es, digamos, menos completo. En cambio, si eres tú el que pagas, el servicio es relativamente distinto, mucho más enfocado a solucionarte el problema que tienes y a no hacerte perder el tiempo. Para un caso concreto, con cinco sesiones que pagues tú ya es suficiente. Son realmente buenos. Pero si pasas la tarjeta, seguramente vas a necesitar 10 o más. Otra vez, están jugando con mi tiempo.

Institut Català Dental. Prestan servicios de odontología y estomatología a través de las mutuas. Practican muy bien dos cosas: el up-selling y cross-selling, y el pasar cuantas más tarjetas mejor. Siempre que había ido allí para la típica revisión y limpieza bucal anual, me intentaban colar algo más. Que si necesito un tratamiento por las encías (que obviamente la mutua sólo paga en un 10%), que si necesito urgentemente una férula de descarga para las noches o en un año ya no me quedan dientes (fui cuatro años consecutivos y cada año me decían lo mismo, a pesar que según su teoría del primer año ya debería haberme quedado sin dientes). Por otra parte, también juegan con el tiempo del paciente e intentan pasar cuantas más tarjetas mejor. ¿Cómo? Para una limpieza y su posterior revisión, te hacen pasar en dos días distintos. Así pasan la tarjeta dos veces. Sin embargo, el colmo de este sitio es que, están tan obcecados y focalizados al negocio que una vez no supieron ni diagnosticarme unas caries. Muy estúpidos porque es una cosa que luego pudieron haberme cobrado. Pero su obsesión en otras cosas ya no les deja ni ver esto.

A nivel personal, el aprendizaje de estas tres experiencias es que cuando tengo una necesidad que tiene que ver con alguna de estas tres especialidades, ya voy directamente a un buen médico que no me entra por la mutua. O, aunque pueda parecer estúpido, voy a uno que me entra por la mutua pero pagándolo yo. Lo pagaré dos veces, pero sé que obtendré una mejor solución a mi problema en todos los sentidos. Y a veces esto compensa.

Por ejemplo, hay una de estas especialidades en que, a pesar de poder ir vía mutua, he optado por un buen profesional que tengo que pagarme de mi bolsillo. Se trata de la clínica dental Odonthos de Barcelona. Este caso ejemplifica lo que es un buen servicio de medicina. De entrada, nunca me han hecho esperar más de 5 minutos. Ya anticipan si pueden tener algún contratiempo y distribuyen las horas de una manera realista, ya que lo primordial es no hacer esperar al cliente. Luego se centran, sin prisas, en atenderte y solucionarte el problema que tienes. Por último , no intentan colarte nada que realmente no necesites. Es más, les pregunté acerca de la dichosa férula de descarga y su comentario fue sincero: “nosotros, si quieres, te la podemos hacer, a nadie le iría mal, pero realmente, a día de hoy no la necesitas. Y es un poco incomodo llevarla. Si quieres, lo vemos dentro de de 5 ó 10 años.” Esto es normal. Esto es prestar un servicio de medicina auténtico.

Así pues, ¿qué está pasando? ¿Son las mutuas que exprimen a los médicos y sólo les queda la opción de jugar con las necesidades de los pacientes para poder sobrevivir? ¿O son los médicos que directamente se aprovechan de la manera de funcionar de las mutuas? ¿El huevo o la gallina? Lo único que sé es que hay ciertos profesionales que prestan servicios a través de mutuas que actúan de un modo muy diferente a los tres mencionados. A lo mejor tienen condiciones especiales. O seguramente se trata de profesionales que son conscientes que, la medicina, antes que nada es medicina, y luego ya viene el negocio.

De momento, a nivel particular la conclusión de todo esto es que, para ciertas especialidades, estoy triplicando un gasto: pago seguridad social (de este no nos podemos librar), pago mutua, y al final termino por ir a lo privado. ¿Realmente tiene sentido que pague una mutua? El hecho que, buscando, todavía pueda encontrar buenos profesionales dentro de la mutua, mi relativa adversidad al riesgo y mi nivel de renta actual, hacen que sí, que continúe teniendo sentido. Pero si alguno de estos tres factores cambia, quizás deje de tenerlo.

 

 

 

 

*Up-selling: Inducir al cliente a comprar un artículo más caro / Cross-selling (venta cruzada): vender productos o servicios complementarios a los que el consumidor consume o pretende consumir.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Medicina, Negocio

6 Respuestas a “¿Realmente vale la pena pagar una mutua?

  1. Clàudia

    No son sólo las mútuas lo que está “bajo sospecha” estos días sino la organización de los servicios sanitarios en general. Sin embargo, muchas de las medidas que podrían o incluso deberían tomarse son “anti-populares” y como tales no habrá ningún político, la mayoría de naturaleza más bien cobarde y movido más por votos que por principios, se atreva a tomar ni siquiera a poner encima de la mesa de debate.
    Cuando quieras hablamos del tema largo y tendido 😉
    Me encanta tu blog!

  2. alberto

    soy dentista y coincido con esa idea de que la medicina antes que nada es medicina y luego negocio. creo que los medicos y dentistas debemos anteponer la etica medica a la etica comercial. otro tema es esa cantidad de entidades que se interponen entre nosotros y los pacientes. lease mutua o empresario propietario de un negocio medico. ¿porque los honorarios que pagan las mutuas son tan bajos?¿porque hay personas que invierten en una clinica para ganar dinero y aprietan a los profesionales que alli trabajan para facturar mas? este marco esta propiciando las conductas incorrectas de algunos profesionales. Y por parte de los pacientes, es importante pensar que no existen los duros a cuatro pesetas. en general un buen diagnostico y tratamiento es mas rentable en todos los sentidos que un misero ahorro economico.
    aun asi como profesional creo que ejercer con dignidad da mas satisfaccion que pensar solo en dinero. Hay otros conceptos de felicidad.

    • Alberto,
      Tienes MUCHA razón en un tema que no mencioné y que creo que es muy importante: como pacientes debemos darnos cuenta que no existen duros a cuatros pesetas, y demasiado a menudo esto lo pasamos por alto.
      Gracias por tu contribución en los demás comentarios.

  3. Indignat

    Sé que fa dos anys que aquest tema està postejat però crec convenient donar la meva humil opinió. En primer lloc, has comparat diferents especialitats mèdiques, cosa que tot i que sembli que poden tenir el mateix tracte davant de les mútues, a l’hora de pagar no és així.
    En el cas de la fisioteràpia, estem abandonant moltes mútues ja que el preu que paguen, no només és indignant, sinó que hauria de ser il.lícit. Només et diré que la majoria de mútues ens paguen menys que un menú de qualsevol restaurant. Això implica tres possibilitats, que no treballis amb elles, que perdis diners o que massifiquis. A més a més, no tenim possibilitat de copagament, cosa que si que fan les mútues (quan et passen la targeta i et cobren el copagament, la sessió gairebé els hi surt gratuïta ja que nosaltres no veiem ni un euro extra).
    Tornant a la compració culinaria, si vas a un restaurant amb tiquet restaurant, podrás menjar de menú però si esculls plats de la carta, hauràs de pagar més, tot i que menjaràs millor. Doncs en el món de la sanitat, desafortunadament i per culpa de les mútues, passa el mateix. Tot i que no justifico en absolut les esperes.
    Finalment, agrair-te el teu post, ja que així podem exposar una situació que ja vam denunciar als matins de TV3 durant l’any 2011, i que no ha tingut resposta a dia d’avui per part de les mútues.

    Atentament, un fisio que ha vist tancar més d’un centre per culpa de la mala praxis de les mútues.

  4. Claudia

    Qué casualidad que me he visitado con el traumatólogo Dr. Ferran Nadal y también en el centro de Toni Bové. Hice dos visitas al consultorio del Dr. Nadal y no voy nunca más. No me gustó nada. En cuanto al famoso centro de Toni Bové, al principio muy bien y luego me fuí dando cuenta de que te hacen perder el tiempo.

  5. Aun cuando ya han pasado 6 años desde la publicación de este artículo me parece una reflexión muy oportuna. Creo que tienes toda la razón. La medicina se emputece cuando el concepto dinero entra en ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s